CervezasBoris de mesones: una colaboración de oro

14 noviembre, 2017
http://goldenpromisebrewing.com/wp-content/uploads/2017/11/boris.jpg

Mientras estábamos gestando la idea de crear Golden Promise Brewing, durante una visita a Kings County Beer Collective (aka KCBC) , una fábrica de cerveza craft de Bushwick, en Brooklyn, coincidimos con el fundador de The Beer Seekers, un bloguero español amante del mundo de la cebada que antes de que pudiéramos explicarle con detalle de qué trataba nuestro proyecto nos detuvo: “Tenéis que poneros en contacto con Boris de Mesones“.

He de reconocer que hasta entonces no había escuchado su nombre, aunque mi inmersión en este mundo era mínima, quitando los cursos de elaboración, pero como soy una persona curiosa, lo primero que hice al terminar nuestro encuentro fue buscar en internet. Siguiendo los consejos de Mauro, que es el nombre de este amiguete, le envié un mensaje al tal Boris. “Ya verás como te contesta, es muy majo y es el que más sabe de cerveza de España”. Así es como conocí a Boris por primera vez, quien durante los intercambios de mensajes me aconsejó realizar el curso de Microcervecería de la Universidad de Alicante, donde es profesor en varias materias.

Antes de mudarnos de vuelta a Zaragoza, para iniciar este nuevo periplo/aventura, tenía claro que quería contar con la ayuda o el consejo o, todavía mejor, con la colaboración de Boris. Después de una breve charla en el cierre del curso en Alicante, donde aprendí que nuestro modelo era el de cervecero nómada, me cité con Boris en una de las fábricas de su confianza: Cervezas Villa de Madrid. Allí, Boris, Jacob, quien es el creador de La Chula, y yo catamos dos de mis recetas caseras, con las que quería arrancar. El veredicto fue más que bueno. “Con estas recetas no me necesitas, pero si quieres podemos hacer una cerveza juntos”, si no recuerdo mal sus palabras.

La primera parte de la misión estaba lograda, haríamos una cerveza en colaboración con Boris de Mesones, ahora había que ponerle fecha al día de elaboración y que encajase en la apretada agenda de Boris, que un día está en Oviedo y el siguiente en Berlín y de ahí baja a Murcia y así constantemente. Llegué a pensar que sería imposible, pero durante una llamada de teléfono conseguimos ponerle día. A partir de aquí todo fue rodado. Juntos optamos por preparar una IPA dulce, para lo que tuvimos que emplear más malta de la que yo haya visto junta en mi vida. Todo el proceso se realizó sin problemas, bajo la supervisión de Jacob, quien ejecuta su trabajo concienzudamente y se asegura de que todo sea perfecto. Tras unas largas ocho horas fabricando trasvasamos el mosto en el fermentador y le inoculamos la levadura. La suerte estaba echada.

Para cuando casi me había olvidado, he dicho casi, mientras estaba en la calle dando a conocer a los primeros clientes nuestra Scottish Ale, recibí un mensaje de Boris por Whatsapp. “La cerveza está increíblemente equilibrada…se bebe como el agua”. No creo que haya que decir mucho más.

http://goldenpromisebrewing.com/wp-content/uploads/2017/10/detalle.png
x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto No acepto Centro de privacidad